Lecturas del Sábado de la 25ª semana del Tiempo Ordinario

Escrito por Catoli News

7


Primera lectura

Lectura de la profecía de Zacarías 2,5-9.14-15a

En aquellos días, levanté los ojos y vi a un hombre con una cuerda de medir en la mano. Le pregunté: “¿A dónde vas?” El me respondió: “Voy a medir la ciudad de Jerusalén, para ver cuánto tiene de ancho y de largo”.

Entonces el ángel que hablaba conmigo se alejó de mí y otro ángel le salió al encuentro y le dijo: “Corre, háblale a ese joven y dile: ‘Jerusalén ya no tendrá murallas, debido a la multitud de hombres y ganados que habrá en ella. Yo mismo la rodearé, dice el Señor, como un muro de fuego y mi gloria estará en medio de ella’ ”.

Canta de gozo y regocíjate, Jerusalén,
pues vengo a vivir en medio de ti, dice el Señor.
Muchas naciones se unirán al Señor en aquel día;
ellas también serán mi pueblo
y yo habitaré en medio de ti.

Palabra de Dios


Salmo Responsorial

Jr 31,10.11-12ab.13

R./ El Señor será nuestro pastor.

Escuchen, pueblos, la palabra del Señor,
anúncienla aun en las islas más remotas:
“El que dispersó a Israel lo reunirá
y lo cuidará como el pastor a su rebaño”.
R./ El Señor será nuestro pastor.

Porque el Señor redimió a Jacob
y lo rescató de las manos del poderoso.
Ellos vendrán para aclamarlo al monte de Sión
y vendrán a gozar de los bienes del Señor.
R./ El Señor será nuestro pastor.

Entonces se alegrarán las jóvenes, danzando;
Se sentirán felices jóvenes y viejos;
porque yo convertiré su tristeza en alegría,
los llenaré de gozo y aliviaré sus penas.
R./ El Señor será nuestro pastor.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas 9,43b-45

En aquel tiempo, como todos comentaban, admirados, los prodigios que Jesús hacía, éste dijo a sus discípulos: “Presten mucha atención a lo que les voy a decir: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres”.

Pero ellos no entendieron estas palabras, pues un velo les ocultaba su sentido y se las volvía incomprensibles. Y tenían miedo de preguntarle acerca de este asunto.

Palabra del Señor